Apto para nostálgicos

Bien es sabido que el exceso de información constituye uno de los efectos más perniciosos de las TICs. En ese sentido siempre será bien recibido quien nos seleccione la información, un lujo reservado en principio a los políticos y a los ejecutivos. Pero si además esa selección, aunque sea amplísima, está convenientemente organizada, la selección se convierte en motivo de celebración.

Todo esto viene al caso por un regalo que me ha hecho un compañero de Música de Extremadura, Valentín Sánchez Calvo, y que quiero compartir con vosotros. Se trata de la web UpChUcKy.CoM. Yo llevo ya unas quince horas de visita (y las que me quedan), pues en ella, entre otros muchos contenidos, se ofrecen en formato Jukebox (las viejas gramolas de los bares) 20 éxitos de la música pop-rock de todos y cada uno de los años comprendidos entre 1940 y 1999.

Habrá quien exprese sus objeciones sobre el proyecto; la subjetividad, por ejemplo. En fin, toda selección es por naturaleza subjetiva, y yo mismo cometí este pequeño pecado cuando escribí para la revista El Ciervo un artículo titulado Las veinte mejores melodías populares del siglo veinte. Nuestro gusto no coincidirá necesariamente con el del seleccionador, pero puede que nos ofrezca descubrimientos apasionantes o, cuanto menos, que extraiga del olvido algo que, como es el caso de la música, nos ha acompañado en nuestra vida y nos hace evocar momentos felices.

Otra objeción es que el creador de esta web incluya únicamente temas en inglés (¡incluso la Macarena de Los del Río!). Esta crítica puede convertirse en motivo de reflexión; tal vez deberían prosperar iniciativas de tal calibre para otros ámbitos de la música: la culta, el jazz, la cantada en castellano, etc.

En fin, creo que pese a todo debemos reconocer el enorme mérito del creador de UpChUcKy.CoM. Entre tanto ruido, entre tanta información desorganizada en la web, este sitio invita a ser recorrido para reencontrarnos con nuestro pasado (y con el pasado de vuestros padres y abuelos, chicos y chicas). Pero al mismo tiempo invita a una reflexión sobre cómo fue cambiando el enfoque de las músicas populares a lo largo de las últimas seis décadas del siglo XX, un cambio en el que influyeron no sólo los valores sociales a través de la moda y de las formas de emplear el tiempo libre, sino también los factores técnicos en el ámbito de las formaciones instrumentales y, ya en las dos últimas décadas, en la tecnología digital. Ahí queda; espero que lo disfrutéis.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.