Ganadores del concurso de microrrelatos

Ya se ha fallado en nuestro centro el concurso de microrrelatos que se convocó desde el blog de Igualdad, como una de las actividades relacionadas con el 25 de noviembre. Durante esta semana se publicarán todos los presentados como comentarios en el citado blog, en la entrada correspondiente; así mismo se expondrán en la primera planta del centro en una fecha cercana.

Estaba sentada en el suelo de la cocina, se tocó los labios y los notó húmedos, se miró la mano, sangre. Le dolía el hombro, la espalda y la vida. Recordó las palabras que le dejó antes de salir dando un portazo. “Eres mía, mi amor”. Cuando volviera le pediría que lo perdonara y la besaría. Se levantó lentamente y fue al dormitorio, se puso su abrigo. Metió la mano en el bolsillo y tocó un papel. Se dirigió a la puerta, la abrió y salió a la calle. Aquella tarde no habría perdón.

Regina Rodriguez Cárdenas 3º E.S.O C

Ella lloraba sobre el hombro de su madre. Con sólo 14 años sentía que su vida se había convertido en un infierno. Cada arañazo, cada moratón sobre su tostada piel, incluso cada palabra le hacía sentir débil y miserable; cada beso le parecía frío como el hielo y en las miradas donde antes había amor, ahora había odio y miedo. Recordaba el instituto, a sus amigas, aquellas fiestas de los sábados… y, de repente, se abrió la puerta y entró él totalmente ebrio, como todas las noches.

Inma Sánchez Arenas 3º E.S.O. C

Cuando tu mirada azulada, se cruzó con la mía, supe que serías el dueño de mi corazón y el amo de mi vida. Las palabras que en aquel instante salieron de tus labios, diciéndome “eres mía”, las interpreté como un arrebato pasional que me arrinconaba entre tu cuerpo y una vida llena de alegría… Ahora, mi descripción de una vida llena de alegría es el miedo y el temblor de mis piernas al oír el chirrido de la puerta abriéndose y ver tus ojos coléricos. Los ojos, ahora dudo de que alguna vez llegaran a albergar el más remoto sentimiento de amor. ¿Dónde esta mi vida? ¿Dónde esta la ilusión y el rápido latido de mi corazón que alguna vez sentí al cruzar nuestras miradas? ¿Por qué mi corazón ya ni siquiera late al verte? ¿Tal vez sea porque ya, bajo tierra, ni siquiera puedo verte?

Eva Luque Torres 4ºD

Además se han enviado al concurso general organizado por el CEP los cuatro siguientes relatos, que han resultado finalistas:

Dormida, soñaba con aquel día en el que nos conocimos, la primera mirada de amor que me dedicó; sus dulces palabras permanecían en mis oídos. Aquellos bonitos recuerdos que en un solo día se borraron, y aparecieron unos malos y dolorosos pensamientos (odio, violencia, dolor, miedo…). Ahora toca despertar, salir del escondite, luchar, gritar. Pero, aun así, todo esto sigue siendo un sueño del que nunca despertaré.

Marina García Gracia. Curso 3ºF

La triste realidad: su mirada refleja el temor, los hematomas de su cuerpo, la triste y angustiosa historia que sus ojos no dejan ver. Ahora vive atemorizada por el simple sonido de las llaves al introducirse en la cerradura, sabe que es él, ¿qué hago? se pregunta, la comida ya está hecha, la mesa está puesta, todo preparado para ganarse una noche tranquila, aunque a la vez tensa, muy tensa. Evita ver el telediario junto a su “querido” esposo para esquivar las noticias que hablan sobre malos tratos, ya no puede más, tiene que denunciar, mala suerte la suya, el enemigo la atrapó en su tardío intento. Ahora su mirada no refleja nada.

David Moreno Lora 4ºA

Era feliz, libre, sin temor a nada. Nadie le chillaba ni le odiaba. Caminaba por el campo. Su mirada tenía un brillo que nunca antes tuvo y cuando despertó, lloraba al pensar que todo había sido un sueño. Ahora seguía siendo infeliz y estaba sin libertad y temiéndolo a él.

MªDolores Peralbo Fernández. 3º Diversificación.

Una mirada de amor le rompió la vida.

Nicolás Castillo Campoos. 3º ESO B

3 thoughts on “Ganadores del concurso de microrrelatos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.