Montaje de Lluís Pasqual de Bernarda Alba

Lluís Pasqual revela en una entrevista algunas de las claves de su montaje de Bernarda Alba. Creo que a nuestros alumnos de 2º de Bachillerato les interesarán algunas de las opiniones que manifiesta este célebre director de escena sobre la obra y cómo la he entendido para su puesta en escena: su valor como documento, el valor que se le concede a la reputación social, el principio de autoridad, el respeto a la escenografía mínima que propone en las acotaciones el propio Lorca… ¡Lástima que no se nos informe si este montaje del TNC de Barcelonavisitará otras ciudades, además de Madrid!

“La casa de Bernarda Alba’ es como una fosa o un archivo”

JACINTO ANTÓN – Barcelona – 29/04/2009

Lluís Pasqual ya tiene lista La casa de Bernarda Alba. Se le ve tranquilo, relajado. En la terraza del bar del Auditorio, junto al Teatre Nacional de Catalunya (TNC), en Barcelona, donde estrenará esta noche (Sala Petita, 20.00 horas) su montaje, encabezado por Núria Espert y Rosa Maria Sardà, pide una Coca-Cola con mucho hielo y se arrebuja en su elegante tres cuartos gris de Armani (“de outlet, ¡eh!”). Con su cuaderno de dirección lleva Anatomía de un instante, de Javier Cercas, que le han regalado por Sant Jordi. “¿Por qué volver a Lorca? Quiero ir montando todas sus obras. Excepto Yerma, que no me atreveré nunca a hacerla, porque ya está hecha, la hicieron, de manera inolvidable, juntos, Víctor García, Núria Espert y Fabià Puigserver; la ví y no me la podré borrar nunca de la memoria. La Bernarda, así llamamos a la pieza, no sabía cómo explicarla y de repente se juntaron muchas cosas que me permitieron afrontarla, dos decisivas: tener el reparto que necesitaba y esa idea de la memoria histórica de la que hablamos desde hace años. Bernarda se nos aparece como un documento vivo, igual que se abre una fosa o un archivo, como el de Salamanca. Porque Lorca, lo dice él mismo al principio, tras el título y los personajes —’el poeta advierte que estos tres actos tienen la intención de un documental fotográfico’— tiene interés en recalcar ese aspecto. Bernarda es un documento que gracias al teatro puede revivir”.

Para Pasqual, ese documento que es la obra de Lorca, que explica la historia de Bernarda y sus cinco hijas y el luto de ocho años a que las condena, muestra “el segundo antes del Big Bang, ese momento tan tenso que precede a la explosión de la Guerra Civil y que pillará al propio Lorca de los primeros”. El director considera La casa de Bernarda Alba “sin duda la más universal” de las obras de Lorca. “Lo que queda de ella es el retrato, con los trazos negros del Gernika, de nuestra manera, española, de ser de derechas. La defensa a ultranza de una fachada, de una nuez vacía, de una actitud basada en unos principios eternos que alguien, no se sabe quién, dictó no se sabe cuándo. Ésa es la actualidad de la obra, ese eco genético”.

Pero, matiza Pasqual, la pieza no es sólo documento. “Al igual que una foto no es la realidad, sino reflejo de la realidad, Bernarda, junto a esa parte que discurre de manera realista, naturalista, incluye también un río negro, subterráneo, una poética que acompaña a lo otro, a la foto, como su negativo; es imprescindible dar los dos planos”.

Es una obra desesperanzada. “No hay posibilidad de cambio, A Bernarda se le ha roto la matriz. Se le ha colgado la hija. Terminará proclamando: ‘¡Mi hija ha muerto virgen!’, envolviendo a todos en un mar de luto y ordenando silencio. Detrás de eso no hay nada, ni siquiera una idea religiosa. Nada más que el principio de autoridad, del poder por sí mismo”. Pasqual eligió hacer La casa de Bernarda Alba cuando el director del TNC, Sergi Belbel, le propuso dirigir (por primera vez, antes, en época de Josep Maria Flotats había participado en un recital de poemas de Lorca, precisamente, también con Núria Espert)- en el Nacional. Dice que no hubo ninguna oposición a su proyecto. “Hacer Lorca en castellano en el TNC “me mola”, apunta. Recuerda que el poeta va unido “a dos nombres más catalanes imposible, como son la Xirgu y la Espert, por no hablar de Dalí”. Y recalca con ironía: “Algo entendemos los catalanes del teatro de Lorca”. Según Pasqual, “deberíamos estar todos muy contentos de tener un teatro nacional en el que se puede actuar en dos lenguas que todos los espectadores comprenden; eso es un lujo”.

Pasqual sostiene que La casa de Bernarda Alba “no es una obra tan andaluza; es más castellana, más seca, más árida. No hay en ella ni un gramo de senequisimo, de contención, de serenidad”. El montaje, coproducción del TNC con el Teatro Español de Madrid y de 1,35 horas de duración, iba a contar inicialmente con un reparto compuesto de actores de toda España, pero finalmente se decidió hacerlo sólo con intérpretes de Cataluña.

Que se represente el espectáculo en la sala pequeña y no en la estelar, la grande, lo pidió, asegura, el propio Pasqual: Cuando se habla de represión, violencia, injusticia, se tiende, y con Lorca aún más ha fabricar grandes símbolos, cuando se trata de cosa muy próximas, que hacemos los humanos; yo quería que se viera el mal de cerca, como si os asomáramos desde un balcón al mundo de Bernarda”. La escenografía es sin embargo visualmente muy poderosa.”Es la que indica el propio Lorca, blanca, sencilla”. Obra de mujeres, donde, paradójicamente, “la represión se ejerce en nombre del machismo más exacerbado”, la protagonizan Espert (Bernarda) y Sardà (Poncia, “mucho más que una criada respondona, a la que Bernarda no hubiera aguantado 30 años; todo un carácter”). Hay “una química magnífica” entre las dos actrices. “Se respetan y se quieren. Hacen falta dos enormes actrices para esta pieza, para conseguir su temperatura trágica. Núria está en la plenitud absoluta de su carrera; las dos están sabias”. (…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.