Fin del proyecto Erasmus+ sobre «Sostenibilidad. Producción y consumo responsable»

Con el fin de curso llega también el fin del proyecto Erasmus+ sobre «Sostenibilidad. Producción y consumo responsable». Atrás quedan los intercambios de una semana realizados con los estudiantes como si fueran conejillos de indias para atisbar posibles mejoras metodológicas en nuestras prácticas diarias, las reuniones para elaborar la revista digital sobre aplicaciones de uso fácil en nuestras rutinas docentes, la organización de actividades y jornadas o el desarrollo de una temática trimestral pertinente acorde al proyecto.

Abordando «la generación basura» y tratando de mejorar nuestro entorno inmediato quedan propuestas visibles y esperanzadoras como la realizada en el «proyecto de escuela limpia y habitable» que ya forma parte de nuestro IES con la pancarta de entrada, las famosas pegatinas de las papeleras o las encuestas a través de códigos QR en puntos clave ; y la más que incipiente idea de trabajar un sistema de moneda local que pueda transformar la vida del Centro.

Hemos pasado por trabajos sobre la deforestación y el tratamiento del suelo para viajar a Sibiu (Rumanía) y de ahí trajimos la incipiente arboleda del patio. Volamos a Tallin (Estonia) donde nos esperaba un estudio sobre la polución de agua y aire, y donde presentamos nuestra queja estudiantil sobre la presencia de la empresa que contamina el aire del barrio. De ahí, y tras los atentados terroristas del 2016, tuvimos que cambiar de rumbo y obligados a abandonar nuestro encuentro en Tekirdag (Turquía) nos centramos en el uso de productos químicos que alteran nuestra salud en Amiens (Francia), para cerrar en Vittoria (Italia) trabajando sobre la economía circular y la permacultura.

El broche final lo pusimos a finales de mayo con unas jornadas «diamante» sobre consumo responsable donde el cartel de invitados brillaba acompañando al visionado de la película « Demain ».

Escueta y discretamente, como se ha pretendido desarrollar un proyecto que no aspiraba a fanfarrias sino a la formación estudiantil y del profesorado que lo ha deseado, doy las gracias por la colaboración y el apoyo recibidos en este intenso e irregular viaje a todos los estamentos del Centro, desde Conserjería al Equipo de dirección, desde el dpto. de Hostelería y Turismo al dpto. de Música, desde las familias a los estudiantes y por supuesto, al equipo de colaboradores directos tan altruistas como arriesgados.

Gracias a todos y todas Susana García Bustamante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *