Desde la nave Tierra

Volvió un año más Antonio Becerra con su planetario para sorprender a nuestros grupos de primero, a modo de un saltimbanqui-astrónomo ambulante, para derramarnos su entusiasmo estelar y errante, defendiendo la ciencia hasta las últimas consecuencias y desfaciendo entuertos astrológicos. Y hasta el último minuto, con su furgoneta ya cargada y su particular cielo recogido, seguía apuntando, rayo láser en ristre, al cinturón de Orión sobre el cielo particular de Fátima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.